Lunes, 23 de septiembre de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

COAG-CyL exige medidas para evitar la pérdida de ganaderos de ovino-caprino


La organización agraria COAG han exigido a las diferentes administraciones públicas que articulen las medidas necesarias para frenar la pérdida de activos que sufre el sector ovino-caprino, ya que aseguran que entre 1989 y 2002 el número de ganaderos de este tipo ha descendido en un 43 %, pasando de unos 24.500 a menos de 14.000 que existen en la actualidad en Castilla y León. nEn concreto, según un comunicado del sindicato agrario, se deberían tomar medidas que potencien, especialmente, la incorporación de jóvenes, apoyen la modernización de las explotaciones e impulsen industrias agroalimentarias vinculadas con este sector. nEntre las causas principales de este descenso, COAG cita, entre otras, la falta de relevo generacional; la bajada del precio de la carne de ovino-caprino durante prolongados períodos; la reducción del importe de las primas (circunstancia que con la aprobación de la nueva OCM se eliminará al establecerse una prima fija); el prolongado estancamiento del precio de la leche y las restricciones al pastoreo que se vienen introduciendo en diferentes medidas agroambientales. nDesde la Unión de Campesinos-COAG se exige a las administraciones la urgente adopción de las medidas necesarias con el objeto de conservar el mayor número de ganaderos, teniendo en cuenta que el desarrollo de la actividad en este sector, se efectúa, principalmente, en las zonas desfavorecidas de Castilla y León y se basa, generalmente, en el mantenimiento de una práctica extensiva del pastoreo que beneficia al conjunto del sector agrario y a la conservación del medio ambiente. nPor estas razones, se plantea la necesidad de hacer todo lo posible para fomentar la incorporación de jóvenes al sector, facilitar la modernización de las explotaciones, fomentar el desarrollo de industrias vinculadas a la ganadería de ovino y caprino, favorecer el pastoreo extensivo o eliminar las restricciones que figuran en la normativa sobre Indemnización Compensatoria para que los ganaderos de las especies animales indicadas pueda percibir dicha ayuda. nEn definitiva, la Organización estima imprescindible que se haga institucionalmente todo lo posible para evitar el continúo descenso de los activos en el sector ovino-caprino, y con ello fomentar el mantenimiento de este tipo de actividad que se desarrolla, principalmente, en zonas desfavorecidas de la Comunidad. nSegún los datos de COAG, la provincia en la que más ha descendido el número de ganaderos dedicados a esta actividad es en Burgos, donde ha habido una disminución del 59 % entre 1989 y 2002, pasando de 3.153 ganaderos a 1.281. Siguen a esta provincia Soria, que pasa de 1.959 a 922 disminuye en un 53 %; Palencia, con 1.142 ganaderos menos (de 2.211 pasan a 1.069), desciende en un 51 %; León, con un descenso del 50 (de 4.476 a 2.215 ganaderos). nPor su parte, Zamora disminuyó en un 41 %, al pasar de 4.115 a 2.431; Valladolid lo hizo en un 38, con una disminución de 727 ganaderos (de 1.913 en 1989 pasa a 1.186 en este año); Salamanca registró una disminución del 33 %, pasando de 3.565 a 2.454 ganaderos de ovino-caprino; Segovia pasó de 1.389 a 1.047 productores, lo que supone un descenso del 25 %, mientras que Avila fue la que menos descendió, con un 14 %, pasando de tener 1.562 a 1.343 ganaderos.n
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos