Lunes, 22 de julio de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

El sector porcino boliviano trabaja en un sello de calidad para su producción ganadera


Los porcinocultores elaboran un sello de garantía para diferenciar la carne de cerdo que proviene de granjas con registro sanitario de las que funcionan de manera clandestina con el objetivo de alcanzar un consumo per cápita anual de 6 kilogramos, informa el diario La Prensa.

En declaraciones del presidente de la Federación Departamental de Porcinocultores, Germán Aguilar, se optó por el etiquetado de la carne de cerdo debido la sobreproducción que generó el incremento del precio de los insumos, sumado a la desconfianza de la población sobre la calidad del producto. “Cuando sube el costo de producción, cuando ocurre este fenómeno, una mayor parte trata de deshacerse de los animales y los pequeños productores cierran. Eso ha generado bastante oferta de carne de cerdo”, indicó.

Para implementar el proyecto de etiquetado, los porcinocultores actualmente trabajan en la organización de la cadena productiva y, posteriormente, se contratará personal especializado para elaborar el diseño. Todos los detalles sobre los requisitos y el proceso de implementación del sello aún están en proceso de elaboración en mesas de trabajo.

Según los datos de la Federación Departamental de Porcinocultores, el consumo per cápita de carne de cerdo en Cochabamba es de 4 kilos al año, uno de los más bajos. En Santa Cruz, el consumo per cápita supera los 9 kilos al año y en La Paz fluctúa entre los 5 y 6 kilos. Con el sello de garantía se busca alcanzar un consumo per cápita de 6 kilos al año, en el departamento.

El jefe distrital del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) en Cochabamba, Martín Zapata, informó que esa institución realiza el registro sanitario de granjas de producción porcina desde 2012 y que actualmente se evalúan todos los datos.

Aguilar señaló que 50 granjas afiliadas a la Federación Departamental de Porcinocultores cuentan con registro sanitario del Senasag y, que según sus cifras, existen alrededor de 300 pequeñas granjas clandestinas en todo el departamento.

El precio del kilo vivo de la carne de cerdo cayó de 14 a 9 bolivianos en el último mes debido a la sobreproducción de más de 100 toneladas de carne de cerdo en el mercado local.

Según el presidente de la Federación Departamental de Porcinocultores, Germán Aguilar, el mercado local también se vio invadido por la producción de cerdo de Santa Cruz.

“Ha incrementado la producción en Santa Cruz y eso ha ido aumentando la oferta, hay mucha dificultad. Además, el consumo de carne de cerdo en Cochabamba está muy bajo y eso queremos aumentar”, dijo.

El primer censo porcícola en el oriente reportó la existencia de 443.102 cerdos, entre machos reproductores, vientres (hembras), lechones y acabados distribuidos en 3.088 establecimientos que abastecen el 80 por ciento del consumo interno a nivel nacional y que, en los últimos 10 años, duplicó su producción.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos