Sábado, 16 de diciembre de 2017
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Esperanza Orellana destaca el valor de la trashumancia




La directora general de Desarrollo Rural y Política Forestal, Esperanza Orellana, ha puesto en valor el papel fundamental de la trashumancia en la conservación de los paisajes, en el mantenimiento de las razas autóctonas, algunas de ellas catalogadas en peligro de extinción, así como en la fijación de población en el medio rural y en la obtención de productos de excelente calidad. Una actividad ganadera de notable interés, ha resumido Orellana, que combina importantes valores socioeconómicos, ambientales y culturales.

La directora general que ha inaugurado la Jornada “Trashumancia, medio ambiente y desarrollo rural sostenible” que, a iniciativa de la asociación Trashumancia y Naturaleza se ha celebrado hoy en la sede del Ministerio, ha recordado que el 20% del territorio español corresponde a pastos naturales que dependen de la ganadería extensiva y la trashumancia para su conservación, y son reconocidos como hábitat prioritarios para la Red Natura 2000.

También ha resaltado la importancia de la Red de vías pecuarias que, con 125.000 km de longitud cumplen un papel vital en la conectividad de los ecosistemas, al actuar como corredores naturales y ecológicos entre los pastos de invierno del sur y los puertos de montaña del norte.

Valores de la trashumancia

La directora general ha repasado en su intervención los principales beneficios que aporta la trashumancia. Así, en el ámbito socioeconómico ha destacado el carácter familiar de esta ganadería y su aprovechamiento productivode terrenos que no son válidos para otras actividades. Una ganadería que cuenta con aproximadamente 1300 explotaciones de ovino-caprino, y algo más de 7100 explotaciones de vacuno que están registradas en esa categoría.

Desde el punto de vista de la conservación de los valores ambientales, Orellana ha incidido en la alta adaptación al medio de la ganadería trashumante, llegando a desempeñar funciones del ecosistema como la dispersión de semillas y otros aspectos como la fertilización que hace el pastoreo itinerante, evitando la erosión del suelo la prevención de incendios que realiza la ganadería extensiva en su conjunto y la trashumante en particular.

En cuanto a su relevancia cultural, Orellana ha recordado que la trashumancia fue reconocida en abril de este año, a través de su declaración como manifestación representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial. Esta designación valoró su papel como patrimonio vivo que ha contribuido a conformar la identidad de muchos territorios, y ha originado un rico patrimonio cultural y etnográfico, reflejado en fiestas y tradiciones, en la toponimia, en la gastronomía.



Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkEdin        
©2017 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos