Martes, 23 de octubre de 2018
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Nuevo informe de la FAO, la OIE y la OMS sobre la resistencia a los antimicrobianos


Los países están tomando medidas importantes para hacer frente a la resistencia a los antimicrobianos (RAM), pero siguen existiendo graves lagunas y requieren medidas urgentes, según un informe publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO ), La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El informe muestra el progreso en 154 países y revela amplias discrepancias. Algunos, incluidos muchos países europeos, han estado trabajando en políticas de AMR en los sectores de humanos y animales durante más de 4 décadas. Otros han comenzado recientemente a tomar medidas para contener esta creciente amenaza. El progreso en el desarrollo y la implementación de planes es mayor en los países de altos ingresos que en los de bajos ingresos, pero todos los países tienen margen de mejora. Ningún país informa capacidad sostenida a escala en todas las áreas.

El informe analiza la vigilancia, la educación, el monitoreo y la regulación del consumo y uso de antimicrobianos en la salud humana, la salud y la producción animal, así como en las plantas y el medio ambiente, como se recomienda en el Plan de Acción Mundial publicado en 2016.

105 países cuentan con un sistema de vigilancia establecido para informar infecciones resistentes a medicamentos en la salud humana y 68 países con un sistema para rastrear el consumo de antimicrobianos. Además, 123 países informaron que tienen políticas para regular la venta de antimicrobianos, incluido el requisito de una receta para uso humano, una medida clave para abordar el uso excesivo y el uso indebido de antimicrobianos.

Pero la implementación de estas políticas varía y los medicamentos no regulados todavía están disponibles en lugares como los mercados callejeros, sin límites sobre cómo se usan. Las medicinas a menudo se venden sin receta y no se requiere receta. Esto pone en riesgo la salud humana y animal, lo que puede contribuir al desarrollo de la resistencia a los antimicrobianos.

El informe destaca áreas, particularmente en los sectores de animales y alimentos, donde existe una necesidad urgente de más inversión y acción. Por ejemplo, solo 64 países informan que siguen las recomendaciones de la FAO, la OIE y la OMS para limitar el uso de antimicrobianos de importancia crítica para la promoción del crecimiento en la producción animal. De estos, 39 son países de altos ingresos, con la mayoría en la Región Europea de la OMS. Por el contrario, solo 3 países de la Región de África de la OMS y 7 países de la Región de las Américas de la OMS han dado este importante paso para reducir la aparición de la resistencia a los antimicrobianos.

Un total de 67 países informan que al menos cuentan con legislación para controlar todos los aspectos de producción, concesión de licencias y distribución de antimicrobianos para su uso en animales. Pero 56 dijeron que no tenían una política o legislación nacional con respecto a la calidad, seguridad y eficacia de los productos antimicrobianos utilizados en la sanidad animal y vegetal, y su distribución, venta o uso, o que no podían informar si tenían estas políticas en lugar.

También hay una falta sustancial de acción y datos en los sectores de medio ambiente y planta. Aunque en 78 países existen reglamentaciones para evitar la contaminación ambiental en general, solo 10 de ellos informan tener sistemas integrales para garantizar el cumplimiento normativo de toda la gestión de desechos, incluidas las reglamentaciones que limitan la descarga de residuos de antimicrobianos en el medio ambiente. Esto es insuficiente para proteger el medio ambiente de los peligros de la producción de antimicrobianos.

"Este informe muestra un creciente impulso mundial para combatir la resistencia a los antimicrobianos", dice Ranieri Guerra, Subdirector General de Resistencia a los Antimicrobianos de la OMS. "Instamos a los gobiernos a hacer compromisos sostenidos en todos los sectores: salud humana y animal, salud de las plantas y el medioambiente, de lo contrario corremos el riesgo de perder el uso de estas valiosas medicinas".

"Apoyar a los países de bajos y medianos ingresos para que sigan la guía del uso responsable y prudente de antimicrobianos en animales es una prioridad urgente", dice Matthew Stone, Director General Adjunto de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). "La implementación de estándares internacionales específicos de la OIE, la legislación nacional apropiada y el fortalecimiento de los servicios veterinarios son pasos esenciales para ayudar a todas las partes interesadas en la salud animal a contribuir al control de la amenaza que representa la resistencia a los antimicrobianos".

"La FAO acoge con satisfacción que muchos países estén tomando medidas concretas para el uso responsable de antimicrobianos en la agricultura", dice Maria Helena Semedo, Directora General Adjunta de la FAO. "Sin embargo, los países deben hacer más para reducir el uso no regulado y excesivo de antimicrobianos en la agricultura. Instamos especialmente a los países a que eliminen gradualmente el uso de antimicrobianos para la promoción del crecimiento en la producción animal: terrestre y acuática".


Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkEdin        
©2018 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos