Sábado, 19 de enero de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Los Estados miembros de la UE podrían exportar menos carne de cerdo al Reino Unido después del Brexit


Según Rabobank

El Reino Unido tiene una gran escasez de producción de carne de cerdo; Sólo la mitad de la demanda nacional está cubierta por la producción nacional. Sin embargo, la producción está creciendo. Desde 2010, la producción ha aumentado en más de 100.000 toneladas a casi 900.000 toneladas. Esta producción adicional se destina en parte al consumo nacional, pero también aumentan las exportaciones. Las exportaciones británicas aumentaron en 50.000 toneladas para llegar a 255.000 toneladas en 2017, alcanzando un valor de 520 millones de euros. Más del 30% se transporta a terceros países. Irlanda es el destino de exportación más importante del Reino Unido en el mercado de la UE, seguido de Dinamarca y Alemania.

En los últimos años, las importaciones del Reino Unido han fluctuado alrededor de 1 millón de toneladas, que es suministrada en su totalidad por los Estados miembros de la UE. Dinamarca, Países Bajos y Alemania son los proveedores más importantes, seguidos a distancia por Irlanda y Polonia. El valor de las importaciones británicas en 2017 fue de 2.790 millones de euros. Casi la mitad de esas importaciones son carne fresca o congelada. Además, existe una amplia gama de embutidos y otros productos cárnicos procesados ​​que representan el 30% de los volúmenes importados, mientras que los productos de tocino representan el 20% restante de las importaciones.

Cada país parece tener su propia posición en el mercado particular. Así, Dinamarca suministra principalmente carne fresca e incluso grandes empresas cárnicas danesas como Danish Crown tienen una gran participación en el mercado británico a través de Tulip. En el caso de Países Bajos hay una especialización en el suministro de bacon mientras que Irlanda y Polonia suministran embutidos y otros productos elaborados.

Según las estimaciones preliminares para 2018, la UE tiene una tasa de autosuficiencia de casi el 112%. Después de Brexit, la autosuficiencia de la EU-27 aumentará a tasas entre 117% y 120%. Esto significa que, en el futuro de la UE-27, los procesadores de carne de cerdo tendrán que trabajar cada vez más para asegurar oportunidades para exportar carne de porcino y subproductos que no se consuman dentro de la UE-27.

Además, se espera que la producción de la UE-27 aumente en más de un 2% a un total de 24,4 millones de toneladas en 2018. Debido a la mejora del rendimiento técnico de los ganaderos, la producción continúa con una tendencia al alza lenta, a pesar de una disminución en el número de las cerdas El consumo per cápita está disminuyendo, pero, debido al crecimiento de la población, el consumo general parece ser estable.

El comercio entre los estados miembros de la UE también es muy dinámico, especialmente desde países con excedentes de producción a países que no producen lo suficiente para satisfacer la demanda nacional. Diferentes características económicas como los costos laborales, las inversiones recientes y los hábitos de consumo influyen en estos flujos comerciales dentro de la UE. Por ejemplo, Alemania exporta cerca de 2,7 millones de toneladas cada año. También importa más de 1 millón de toneladas de carne al año (principalmente canales y cortes primarios). Para equilibrar la oferta y la demanda de la UE, es necesario exportar un total de aproximadamente 2,6 millones de toneladas de carne de cerdo fuera de la UE en 2018. Los destinos asiáticos representan el 75% de las exportaciones de la UE, de las cuales China es el mercado más importante.

El punto de vista de Rabobank es que las importaciones de carne de cerdo de China en 2019 aumentarán considerablemente para compensar parte de la caída en la producción como resultado de la peste porcina africana. Se espera que las importaciones chinas igualen o superen los volúmenes observados en 2016. La UE está bien posicionada para beneficiarse de este aumento de la demanda de importaciones, que podría continuar durante varios años.

Sin saber el resultado de las negociaciones de Brexit, es difícil para las empresas prepararse para el futuro. Un Brexit duro, con control de fronteras para los estados miembros de la UE, podría alentar a las empresas a exportar más a China. Esto se referirá principalmente a los productos congelados, es decir, aproximadamente la mitad de las importaciones totales actuales en el Reino Unido. Este escenario probablemente atraerá a exportadores más grandes y, como resultado, las empresas exportadoras más pequeñas podrían obtener una mejor posición en el mercado del Reino Unido.

Las exportaciones de bacon de la UE se podrían mantener porque este producto a menudo se comercializa directamente con los minoristas de alimentos del Reino Unido. La competencia de precios jugará un factor decisivo entre los clientes de la UE en el Reino Unido, China y otros destinos mundiales. La fuerza de la libra británica jugará un papel importante aquí.

Otras alternativa para la oferta del mercado del Reino Unido es la importación de carne de cerdo desde países de fuera de la UE aunque el país aplica estrictos requisitos de bienestar animal. A corto plazo, parece poco probable que países como los EE.UU. o Canadá puedan abastecer al Reino Unido, pero los proveedores norteamericanos no están excluidos a medio plazo.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkEdin        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos