Lunes, 22 de julio de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

La Universidad de Bath se suma a la fiebre de la carne artificial


Un grupo de investigadores de la Universidad de Bath en Reino Unido están avanzando en la creación de proteínas de carne en laboratorio, sumándose así al numeroso grupo de técnicos que avanzan en este campo a nivel internacional. Marianne Ellis, investigadora de este centro, afirma que este tipo de producto "es una fuente de proteína alternativa para alimentar al mundo". En su caso han escogido desarrollar proteínas de a base de células de cerdo.

El proceso consiste en tomar muestras de la carne de cerdo a través de una biopsia, aislar células madre, reproducirlas y llevarlas a un biorreactor para lograr expandirlas masivamente, destaca Nick Shorten de la Universidad de Aberystwyth quien reconoce que llegar a reproducir productos como el bacon en el laboratorio llevará años de investigación.

En Bath, están experimentando con una matriz a base de hierba para el desarrollo de las células. Trabajan con roedores, haciendo crecer sus células en este tipo de matrices.

El producto final que se obtiene es tejido muscular, sin grasa de ningún tipo por lo que habría que añadir este tipo de células para dar sabor junto a otras células que sumen tejido conectivo. Ellis reconoce que actualmente están también trabajando en el diseño de los biorreactores que potencien tanto en velocidad como en cantidad el desarrollo de las células a gran escala.

Por su parte, para Chris Bryant, psicólogo de la Universidad de Bath, varias barreras por ahora para el desarrollo de esta carne que tienen que ver con el precio, el sabor, lo artificioso del producto y el tema relacionado con la seguridad alimentaria. Precisamente, en relación a su obtención a través del cultivo en laboratorio, Bryant estima que es el más difícil de aborar ya que las personas piensan habitualmente que las cosas obtenidas naturalmente son buenas y las artificiales o antinaturales son malas. Finalmente, serán los consumidores quienes juzguen el producto.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos