Lunes, 22 de julio de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Científicos de EE.UU. desarrollan un método para reducir las emisiones de amoniaco en las deyecciones ganaderas


Capturar y reciclar el amoníaco de las deyecciones ganaderas es posible con un proceso desarrollado por científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS). Este desarrollo podría facilitar el manejo del nitrógeno en la granja ayudando a los agricultores a reducir las emisiones posiblemente perjudicales del amoníaco y concentrar el nitrógeno en un producto líquido para vender como fertilizante.

La investigación fue realizada por Matias Vanotti y Ariel Szogi del Centro de Investigación del Suelo, el Agua y las Plantas de las Llanuras Costeras mantenido por el ARS en Florence, Carolina del Sur. Esta investigación apoya las prioridades del USDA de responder al cambio climático y promover la seguridad alimentaria internacional.

El sistema desarrollado utiliza membranas permeables a gases que son semejantes a los materiales ya usados en la ropa impermeable para el aire libre y también en los aparatos biomédicos. Usando estos materiales, los científicos apuntaron una tasa promedio de eliminación de 45 a 153 miligramos de amoníaco por litro diariamente cuando las concentraciones de amoníaco en el estiércol variaron de 138 a 302 miligramos de amoníaco por litro.

Con un aumento en la acidez del estiércol, hubo un aumento en la recuperación del amoníaco. Por ejemplo, los científicos pudieron recuperar aproximadamente 1,2% de las emisiones totales de amoníaco por hora del estiércol que tuvo un pH de 8,3. Pero la tasa de recuperación aumentó por 10 veces a 13% por hora con el estiércol que tuvo un pH de 10,0.

En otro estudio, Vanotti y Szogi sumergieron la membrana en el estiércol líquido que tuvo 1.290 miligramos de amoniaco por litro. Después de nueve días, la concentración total de amoníaco disminuyó por aproximadamente el 50% a 663 miligramos por litro, y la acidez aumentó de un pH de 8,1 a un pH de 7,0. Esto significa que el amoníaco gaseoso en el líquido disminuyó el 95%, de 114,2 miligramos por litro a 5,4 miligramos por litro.

Los científicos usaron el mismo proceso en 10 lotes consecutivos del estiércol del cerdo y recuperaron el nitrógeno concentrado en una solución transparente que contuvo 53.000 miligramos de amoníaco por litro.

Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos