Domingo, 9 de diciembre de 2018
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Aetrin busca fomentar el consumo de embutidos en piezas enteras para lograr que los consumidores ahorren hasta un 65%


Comprar el embutido loncheado es de media un 65% más caro que comprar la misma cantidad de embutido por pieza entera según el estudio realizado por Aetrin, la Asociación Española de Tripa Natural. Ante la campaña de Navidad, que es cuando más embutido de calidad, hecho con tripa natural, se consume, Aetrin recomienda a las familias españolas que compren piezas enterar para ahorrar.

Daniel Céspedes, presidente de Aetrin, manifesta que “nos han hecho creer que es mejor comprar en lonchas porque compras lo justo y así se ahorra, pero esto no es cierto, de hecho, es todo lo contrario, es lo más caro. Lo único es que comprar la pieza exige pagarla de una vez y en lonchas el gasto es más escalonado pero la diferencia de precios es tan grande, en algunos casos el doble, que por poco más podríamos comprar la pieza entera lo que supondría una medida anti-crisis y de ahorro de la cesta de la compra de las familias”, añadiendo que “la pieza entera tiene la ventaja de que se conserva mucho mejor durante más tiempo”.

El estudio realizado por Aetrin ha analizado el coste del embutido que se vende en las principales cadenas de supermercado de España (Carrefour, Alcampo, Mercadona, Consum, Corte Inglés y tiendas online) así como las marcas más destacadas (entre ellas, Palacios, Revilla, Navidul, Argal, El Zagal, 5 Jotas, Montellano, Julián Martín,..) y marcas blanca. Entre los productos analizados destacan el chorizo, el salchichón, el lomo embuchado, el lomo ibérico, el salami, la longaniza de payés, la sobrasada, la morcilla, la botifarra blanca y el fuet.

En todos los casos, el precio de los embutidos es mucho más elevado si se compran a lonchas que si se adquiere la pieza entera, destacando muy por encima de la media, el chorizo, que es un 105% más caro, es decir, más del doble (en algunas marcas incluso se cuatriplica). Le siguen el lomo con un ahorro del 87% si se compra en pieza; el salchichón del 65% y la longaniza de payés del 62%.

Uno de los problemas en la compra de piezas enteras está en el tamaño de estas. Por ello, desde Aetrin se ha puesto en marcha una medida por la que sus asociados están produciendo piezas de embutido más pequeñas que les permite ajustar la oferta a las necesidades del consumidor actual que busca productos y porciones de menor tamaño.

Daniel Céspedes asegura que “sabemos que tenemos que facilitar al consumidor que compre producto de calidad a buen precio y ajustado a sus necesidades, por eso, estamos trabajando en ello, así como es importante que sepa que el loncheado es una medida de ahorro equivocada y cara”, comenta.



Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkEdin        
©2018 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos