Lunes, 23 de septiembre de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Desarrollan una jaula inteligente para mejorar la producción avícola


El grupo GaMMA -Genética, Mejoramiento y Modelación Animal- y el grupo Sistemic -Sistemas Embebidos de Inteligencia Computacional- de la Universidad de Antioquia (Colombia), están desarrollando un sistema de seguimiento automático y una jaula inteligente para la captura de información en tiempo real que apoye la toma de decisiones en granjas avícolas.

Se trata de una serie de sensores en red que miden la temperatura, los niveles de amoniaco y la velocidad del viento, los cuales están identificados como factores que perturban la estabilidad de las gallinas. Toda la información que recolectan estos dispositivos sería recibida por un software, desarrollado con el uso de R Project, en el que los niveles de ciertas variables otorgarían a los productores de huevo en Colombia avisos periódicos de las condiciones ambientales del galpón y alarmas, en el caso de encontrar niveles críticos en las variables de interés. Esto le permitirá al productor tomar una serie de decisiones y controlar un ambiente de confort para estas aves.

“¿Cómo llegar al punto de equilibrio entre la producción de huevos y los sistemas en que se disminuyen el estrés y garanticen un espacio confortable para el ave? El objetivo nuestro es promover desarrollos tecnológicos que permitan satisfacer el mercado de productos de alta calidad y de primera necesidad como el huevo, sin infringir las condiciones de bienestar y confort de las gallinas”, indica el investigador del grupo GaMMA, Luis Fernando Galeano.

Con el fin de caracterizar el comportamiento habitual de las aves y el efecto de los cambios del clima en ellas, fue necesario un paso previo en el que se evaluaron las actividades cotidianas de las gallinas en La Montaña, finca de la Universidad de Antioquia, durante un día desde las cinco de la mañana hasta las siete de la noche, a lo largo de 17 días. Allí se encontraron algunos comportamientos asociados al bienestar y otros al estrés -estereotipados- de las aves en jaula.

En los 49.140 registros gráficos se encontró que, por ejemplo, actividades como el picaje que se define como “picotazos fuertes (arranque de plumas) y agresivos dirigidos hacia otra gallina o suaves sin arranque de plumas”, según una adaptación que los investigadores hicieron de autores como Büttow y Zimmerman, están asociados a estrés y se dan con mayor frecuencia entre las cuatro y las cinco de la tarde.

Se tuvo en cuenta, además, dos medidas diferentes de jaula para evaluar los efectos de la densidad de las aves por jaula. Allí se encontró que los comportamientos no fueron afectados en gran medida por la densidad de las gallinas. Sólo estirar y acicalarse fueron actividades restringidas al aumentar el número de gallinas por jaula.

En este sentido, están las jaulas enriquecidas que constan de diversos elementos con los que estas aves pueden tener mayor libertad para sus acciones cotidianas, además de proveerle elementos como la arena con los que ellas interactúan y no se encuentran en las jaulas comunes. Alrededor de esto se han tejido discusiones sobre las condiciones en las que las gallinas deben estar. Pero en Colombia no existe una legislación clara al respecto, en las que ni el requerimiento de densidad de gallinas en las jaulas existe.
 
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos