Martes, 20 de agosto de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Destacan las cualidades nutricionales de la carne de cerdo


Carolina Muro, directora de la Unidad de Nutrición de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas, afirma que "la carne de cerdo y sus derivados son una fuente esencial de proteínas clave para una alimentación equilibrada y saludable”. Muro ha hecho estas declaraciones dentro del programa de radio Licencia para comer que Fiab, con ayuda de expertos trata de desmontar falsas creencias en torno a la alimentación.

Según Muro, la carne de cerdo tiene una gran cantidad de nutrientes y así el fósforo, zinc, hierro y las vitaminas B1, B3, B6 y B12 son algunas de los componentes que se pueden encontrar en los cortes de la carne de cerdo.

La razón por la que erróneamente se ha asociado la carne de cerdo con el colesterol reside en el supuesto alto porcentaje de grasas que se le atribuyen a este producto. Sin embargo, la carne de cerdo no tiene responsabilidad en el aumento de colesterol, incluso algunos cortes como el lomo de cerdo contienen un bajo contenido en grasas y grasas saturadas, y por lo tanto contribuyen a mantener niveles normales de colesterol.
 

“La carne de cerdo tiene piezas que son magras igual que el resto de los animales. Hay que distinguir carnes magras de carnes grasas y esto tiene mucho que ver con la pieza y con la edad del animal. Lo que se aconseja es priorizar  el consumo de carne magra, por tanto piezas como los solomillos o la cinta de lomo”, destaca la doctora Carmen Gómez Candela, Jefa del Servicio de Nutrición del Hospital Universitario de La Paz.

En este sentido se ha probado que la carne de cerdo tiene menos cantidad de grasa y también contiene grasa cardiosaludable, en concreto ácidos grasos insaturados. Por tanto “la carne de cerdo magra es perfectamente útil y consumible en dietas cardiovasculares, de protección cardiovascular y dietas de control calórico”, comenta la doctora Carmen Gómez Candela, que ha participado en el programa Licencia para comer.

Además, algunos de los avances tecnológicos desarrollados por la industria cárnica han permitido modificar las características y la composición de sus productos, que han conseguido reducir el contenido en grasa y sodio para que los consumidores puedan disponer de alimentos optimizados nutricionalmente, y que a la vez puedan dirigirse a grupos de población con necesidades específicas.
 
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos