Lunes, 24 de junio de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

La Universidad de Lleida y la de Iowa colaboran para lograr cerdos con un mayor nivel de grasa intramuscular


Conseguir cerdos con más grasa intramuscular sin que aumente la grasa dorsal es el objetivo de una investigación que lleva a cabo la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria (ETSEA) de la Universidad de Lleida (UdL), en colaboración con la Universidad Estatal de Iowa (Estados Unidos).

De momento, los investigadores ya han aislado algunas regiones del genoma relacionadas con la formación de la grasa en animales de la raza Duroc. Los primeros resultados se acaban de publicar en el artículo Identification of firmas of selection for intramuscular fat and backfat thickness in two Duroc populations, llevada a la revista estadounidense Journal of Animal Science del mes de julio.

La grasa intramuscular es importante para la calidad organoléptica y los valores nutricionales de la carne de cerdo. Para identificar qué regiones del genoma se modifican con la selección para aumentar su contenido, los investigadores han estudiado dos poblaciones experimentales, en los Estados Unidos y España (con la empresa Selección Batallé), seleccionadas durante seis generaciones para producir cerdos con diferentes niveles de grasa, tanto intramuscular como subcutánea, comparándolas con grupos control. Así han podido identificar regiones que pueden haber cambiado como consecuencia de la selección ejercida, lo que los expertos llaman "huellas de selección".

Los equipos de la Unidad de Mejora Genética del Grupo de Investigación en Porcino UdL-Agrotecnio y del departamento de Ciencia Animal de la Universidad Estatal de Iowa examinaron los genes de 21 huellas de selección detectadas con diferentes métodos estadísticos para reducir falsos positivos. Así han encontrado que los 1.118 genes encontrados en las regiones estudiadas, 148 tienen alguna función en la formación de grasas, el metabolismo de los lípidos y el desarrollo de músculo.

"Hemos mostrado que seleccionando sólo por grasa intramuscular se modifican regiones del genoma que afectan el contenido total de grasa de forma inespecífica, aumentando también depósitos adiposos indeseables como la grasa dorsal subcutánea", explica el investigador de la ETSEA Roger Rubio. Este es el principal desventaja de potenciar los genes relacionados con la grasa intramuscular. Los investigadores afirman que harán falta nuevos estudios centrados en estos genes y su utilidad en esquemas de selección comerciales.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos